Historias del día a día de infans

Una Misión Imposible

La generosidad de una casi Misión Imposible.

Historias del día a día de infans

Una Misión Imposible

La generosidad de una casi Misión Imposible.

Alejandra es una voluntaria que colabora con varias asociaciones de ayuda a la maternidad. Hace unas semanas, justo antes de verano, nos llamó porque estaban atendiendo a una chica que estaba esperando mellizas y tenía una situación familiar bastante complicada.

Nos pidió a ver si desde Infans podíamos ayudarla con lo que pudiéramos para los bebés que estaban a punto de nacer, pero sobre todo le hacía falta un cochecito gemelar porque sino le iba a resultar imposible llevar a su otro hijo al colegio con los dos bebés; bueno en realidad con la situación que tenía, ¡ni siquiera iba a poder salir a la calle! 

Alejandra, tenía experiencia en casos como este y nos dijo que sabía que era casi misión imposible encontrar un cochecito así, pero nosotros muy optimistas, no lo dudamos: «¡cuenta con ello!» fue nuestra respuesta. 

Miramos entre las donaciones de material que recibimos en la Caseta de Infans y ¡no teníamos ninguno! Como en otras ocasiones, decidimos pedirlo; «una llamada » en Instagram y seguro que en 24 horas teníamos varios. Sabemos de la generosidad de la gente y de cómo se vuelcan cuando alguien necesita ayuda.

Pasó una semana y no hubo ni rastro de cochecitos de gemelos. ¡Qué raro! Parecía que Alejandra al final iba a tener razón y no iba a ser tan fácil. Para colmo las mellizas tenían prisa por nacer y se adelantaron unos días. La cosa se ponía fea, pero todo menos llamar de vuelta y decir que había sido imposible encontrar un cochecito gemelar.

Así que pasamos al plan B: comprarlo. Fuimos a varias tiendas a enterarnos de lo que podría costar y ¡aquello era inviable! 

Sin plan A y sin plan B, pues al plan C: Wallapop. Buscamos y buscamos y nos costó encontrar uno varios días, por fin apareció un cochecito gemelar fantástico por 450€, probablemente una ganga sabiendo lo que costaba uno nuevo, pero no dejaba de ser bastante dinero de pañales y leche para un cochecito; pero encontramos una solución: hacer crowdfunding y confiar en que nuestra maravillosa comunidad de Infans nos ayudaría. Y seguros de conseguirlo, reservamos el cochecito y le contamos a la vendedora lo que íbamos a hacer.

Volvimos a Instagram y pedimos ayuda para recaudar 450€ y poder comprar el cochecito, tenía que ser rápido porque las mellizas ya habían nacido. 

En apenas 48 horas conseguimos 400€, y si hacía falta desde Infans pondríamos el resto. ¡Teníamos carrito!

Pero como toda buena historia, quedaba el giro final. Cuando le contamos a «nuestra vendedora» el destino del cochecito y lo que iba a suponer para la nueva familia, nos lo vendió por 200€ para que pudiéramos comprar con el resto del dinero todo lo que pudieran necesitar las mellizas. Una vez más, la ALEGRÍA DE AYUDAR se contagió. 

Pudimos llamar a Alejandra con LA MISIÓN IMPOSIBLE cumplida. Le entregamos el maravilloso cochecito y dos canastillas con pañales, leche, cremas, gel, toallitas, esponja, chupetes, biberones,…

Unos días más tarde nos mandó una foto de Kloe y Laia disfrutando de su paseo por la calle.